Food 4 Future, Día 1: El salto definitivo a la industria agroalimentaria 4.0 está cada vez más cerca

Food 4 Future, Día 1: El salto definitivo a la industria agroalimentaria 4.0 está cada vez más cerca

Food 4 Future ha arrancado este martes 15 de junio en el BEC de Bilbao poniendo el foco en la digitalización de la industria agroalimentaria en su jornada inaugural. Los ponentes de hoy en el BEC han puesto de manifiesto que el salto definitivo a la Industria Agroalimentaria 4.0 está más cerca que nunca. Te lo contamos desde CNTA.

Autor: Mikel Arilla, técnico de Vanguardia y Tendencias de CNTA.
marilla@cnta.es

La clave de este salto estará en el valor añadido que la implementación de diferentes tecnologías y de la digitalización puede aportar a todas las fases de la cadena alimentaria, desde el sector primario. ¿En qué puede traducirse ese valor añadido?

Generación de experiencias para los consumidores

La digitalización de la cadena alimentaria tendrá la capacidad de generar valor a través de las experiencias de los consumidores. Los sistemas alimentarios del futuro estarán muy orientados a la tecnología y a las decisiones basadas en datos para trazar una mayor conexión con los consumidores finales, que demandarán sentirse relevantes y “algo más” que la simple compra de bienes de consumo.
Carlos Otermin, COO de Lanzada Group, ha trasladado en la ponencia inaugural de Food 4 Future algunas de las tendencias que y están revolucionando los modelos de negocio en el sudeste asiático.

Conceptos como social commerce o livestream shopping ganan hueco en el continente donde el universo foodtech bulle con intensidad. Las demandas de los consumidores se están dirigiendo hacia experiencias de compra que, gracias a los entornos digitales, se están volviendo más sociales, interactivas y lúdicas.

En ese escenario, la categoría de alimentos y bebidas también está entrando con fuerza en el e-commerce. Algunos datos interesantes aportados al respecto. Al año, hay 3,5 millones de nuevos consumidores de productos alimentarios en el mundo que realizan su compra de manera digital. En España, el aumento de transacciones de e-commerce en lo que llevamos de 2021 triplica al experimentado durante 2020 y se sitúa en un 151%.

También Jaime Martín, CEO y fundador de Lantern, o Javier González, managing director de Industry X Lead, ahondaron en sus intervenciones en una conclusión clara: las empresas alimentarias que tendrán éxito en la transformación de la industria serán aquellas que, con un enfoque tecnológico integral, estén orientadas plenamente al consumidor.

 

El reto de la logística

Para que el e-commerce se consolide como canal de venta de productos alimentarios hará falta superar algunos retos. El más importante, más alá de la capacidad de contar historias y generar experiencias que merezcan la pena, es la logística. El consumidor final quiere sus productos en el momento preciso y de la forma precisa. El cuándo y el cómo, especialmente en el caso de la distribución de los alimentos, son críticos. Y no solo vale con ser accesible con un clic desde cualquier parte del mundo. Se necesita una red logística robusta y sólida para llegar a tiempo y con un producto óptimo.

 

El valor del dato para la decisión: predicción, automatización… y transformación de los negocios

Relevante ha sido ver también cómo la integración de tecnologías facilitadoras en la industria agroalimentaria se destaca en el último informe de CaixaBank Research como uno de los factores que conducirá la recuperación y una nueva ola de crecimiento del sector en los próximos años. La economista Judit Montoriol lo remarcó en una ponencia en la que destacó también el porqué de ese papel preeminente: un gran valor añadido que puede otorgar la digitalización es el contar con sistemas precisos de tratamiento de datos en base a los que lograr automatizar procesos o predecir escenarios. Ventajas competitivas que permitirán una auténtica transformación de las empresas.

A ese respecto, Magnus Edholm, uno de los hombres fuertes del área de Marketing de SIEMENS, puso sobre la mesa un concepto que ilustra esta capacidad: data loyalty. “Superar retos como la búsqueda de sostenibilidad, la eficiencia, la seguridad de los alimentos o la personalización solo será posible con el uso de los datos para tomar decisiones. Y no solo con el uso de los datos, sino con la colaboración y la transparencia”, señaló el sueco.

Esos datos pueden provenir de la implementación de diferentes tecnologías que ya están guiando la transformación hacia la industria 4.0 y continuarán haciéndolo. La IoT, la Inteligencia Artificial, la sensórica, los Digital Twins o el Machine Learning, entre otras, van a sonar cada vez más en las compañías del sector agroalimentario.

 

De la fábrica analógica a la fábrica digital

Aun así, hay que tener una serie de aspectos en cuenta para que realmente tengan el impacto que queremos en nuestras compañías. Conseguir una verdadera fábrica digital requiere de algunas claves, que enseñaron con claridad Javi Ayuela y Mikel Tejadas, de Unilever, en una de las conferencias programadas en la mañana de este martes.

El viaje de una fábrica analógica a una digital siempre constará de una serie de errores, pero también de aprendizajes. Entre los primeros, las islas de información o las constricciones de escalabilidad. Entre los segundos, la inclusión de todas las fuerzas de trabajo o un enfoque que va desde abajo hasta arriba de la compañía. Y, por supuesto, la empresa alimentaria no experimentará una transformación digital si ese objetivo no está impregnado al 100% en la cultura de la compañía. Solo así se lograrán empresas cuyo día a día esté plenamente basado en la toma de decisiones a partir de datos y mediante algoritmos que tengan un fin concreto y bien definido.

Así pues, la primera jornada de Food 4 Future nos ha mostrado que la digitalización impactará en todas las fases de la cadena alimentaria, que lo hará tanto en el sector primario como en los canales de distribución o en el desarrollo de producto. Que las tecnologías que podrán habilitar ese cambio están encima de la mesa. Y que para este viaje hacia la Industria 4.0 se requiere claridad de ideas, un pensamiento estratégico… y grandes dosis de innovación.



#Follow us on Instagram