Gestión de datos e inteligencia artificial, oportunidad para el desarrollo del sector agroalimentario

Gestión de datos e inteligencia artificial, oportunidad para el desarrollo del sector agroalimentario

Recientemente, CNTA acudió al ‘VI Foro Datagri para el impulso de la transformación digital en el sector agroalimentario’ en el que se vio el potencial de los espacios de datos compartidos y los modelos fundacionales de IA generativa para que la industria agroalimentaria avance y sea más competitiva.

María José Sáiz, responsable de Nuevas Aplicaciones Analíticas en CNTA

mjsaiz@cnta.es

En Datagri, foro que se celebró en Logroño el 15 y 16 de noviembre de 2023, se vieron los avances, retos y barreras a los que se está enfrentando la industria agroalimentaria en España en materia de digitalización.

En el evento, se constató que apostar por los espacios de datos compartidos y los modelos fundacionales de Inteligencia Artificial generativa es una gran oportunidad para que el sector agroalimentario avance.

En concreto, el sector primario cuenta con los datos y la tecnología, pero no los sabe utilizar a su favor y, además, se enfrenta a un grave problema: “está muy envejecido”, debido al “escaso relevo generacional”. Por ello, este sector necesita que “nuevas generaciones quieran apostar por este sector para sacar el máximo potencial a las tecnologías existentes”.

Asimismo, otra de las conclusiones del evento fue que el sector primario “tiene que implicarse en la compartición del dato”, ya que cuanto antes se “digitalicen los datos” en nuestro país, este sector gozará de una posición de ventaja competitiva frente al marco europeo de 2026 (plazo máximo establecido por la U.E. para los cuadernos digitales, cuya finalidad es incorporar y mantener los datos de detalle de la gestión de la explotación agraria, de manera integrada con el nuevo Registro Autonómico de Explotaciones Agrícolas (REA). Estos cuadernos digitales serán obligatorios en septiembre de 2024 para los principales titulares de explotaciones de España).

El potencial de la IA

Varias de las ponencias de Datagri tuvieron como protagonista a la Inteligencia Artificial (IA). Desde IBM, Enric Delgado habló sobre los modelos fundacionales de la IA generativa, que se crean utilizando distintos tipos de lenguaje y que pueden ser usadas para diferentes tareas reentrenando los modelos para casos concretos, sin la necesidad de crearlos de cero, ya que se parte de un modelo base, lo que permite que sean escalables.

Enric Delgado de IBM mostró las posibilidades de los modelos fundacionales de la IA generativa

En su alocución, planteó la posibilidad de construir modelos con el “lenguaje de los campos de cultivo”, lo que permitiría construir modelos que permitiesen saber qué necesita en cada momento un cultivo para adoptar las mejores estrategias de sostenibilidad y control de plagas.

Sin embargo, Delgado también alertó de diferentes riesgos que se deben controlar en el uso de estos modelos:

  • Las alucinaciones. El modelo puede predecir cosas imposibles y, además, generar respuestas que sean contraproducentes o peligrosas para el propio usuario.
  • El sesgo de los modelos. Estas herramientas tienen errores y una orientación específica, ya que están construidos a partir de un conjunto determinado de datos, aspectos que hay que tenerlos en cuenta y valorarlos.

Para superar esas barreras, Enric Delgado recomendó el “uso de modelos curados” y evitar utilizar “modelos demasiado grandes o genéricos”, ya que son muy creativos y pueden calcular soluciones que no son correctas. Para Delgado el uso de modelos enfocados, los cuales están construidos a partir de un conjunto de datos finito y en el que se conocen su origen, “es necesario” porque son más “personalizables, baratos, ocupan menos memoria y proporcionarán métricas más ajustadas”. Además, estos modelos “tienen que ser transparentes para detectar fallos e incoherencias”.

También, representantes de la Universidad de Córdoba y de las empresas Hyperplan y Gradiant hablaron en una mesa redonda sobre IA, específicamente sobre usos de la IA en el sector primario.

Un caso que se expuso fue el de Gradiant, que está utilizando la IA junto con la tecnología NIR para la monitorización del estado de fertilidad de las ovejas. Parte de este proyecto lo está ejecutando el equipo de Calidad y Seguridad Alimentaria 4.0 de CNTA y cuenta con financiación del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Pesca (MAPA).

Asimismo, en la mesa pusieron el foco en algunos retos que el sector primario tiene que superar para sacar el máximo potencial de la IA, entre los que destacaron:

  • La necesidad de legislar sobre IA, para que esta tecnología esté al servicio de las personas y entornos colaborativos.
  • Sacar el máximo provecho a la información que proporcionan los muchos sensores que están instalados en los campos, aspecto que ahora no se hace.
  • Regenerar el sector primario con personas que sepan utilizar las nuevas herramientas digitales, ya que se trata de un sector “muy envejecido”.

El dato como referencia y oportunidad

Otros de los temas tratados fue cómo las empresas utilizan los datos que generan. Concretamente, Miguel López, consejero externo de Grupo Primaflor, indicó que “la cultura del dato es esencial” para su compañía, aunque fue en su día la “principal barrera a superar”, ya que hasta que todo el mundo en la empresa “entendió la utilidad de los datos que se generan y para qué tienen que se tienen que registrar, no se logró avanzar rápidamente, en este sentido”. Y para que esa cultura evolucione y se integre en una empresa, López indicó varios aspectos esenciales:

  • La empresa tiene que estar conectada digitalmente.
  • El personal debe tener una formación adecuada.
  • Se tiene que avanzar con píldoras digitales: acciones ágiles que supongan mejoras perceptibles.
  • El uso de móviles para integrar los datos resulta un aspecto indispensable.

“La cultura del dato es escencial”, comentó Miguel López de Primaflor

Igualmente, otras mesas abordaron el tema de los datos desde diferentes perspectivas. En la mesa redonda ‘Espacios de datos compartidos’, integrantes del Grupo de Trabajo Agroalimentario Gaia X, la Universitat de Lleida, AEI Aertic y del MINECO llegaron a la conclusión que en cualquier espacio de datos compartidos hay que tener definidos tres aspectos:

  1. Soberanía de los datos, es decir, a quién pertenecen los datos que se generan en una compañía, cómo y dónde se almacenan, quién tiene acceso a los mismos y quién puede tratarlos.
  2. Confianza por parte de los usuarios.
  3. La seguridad de los datos.

Además, una de las ventajas de utilizar estos sistemas es conocer la trazabilidad sobre el uso que se hace de esos datos, ya que se puede saber las veces que se han usado, para qué y qué valor han generado.

Estos espacios de datos han de construirse desde el sector en colaboración con centros tecnológicos, como CNTA, y tecnólogos para liderar su explotación y generación de valor.

Cuaderno digital, ser más competitivos

Otro de los temas que se analizó en el evento fue la cuestión del cuaderno digital, una herramienta que en septiembre de 2024 será obligatoria para los principales titulares de explotaciones de España (que cuentan hoy en día con el 80% de la superficie agraria y representan, aproximadamente, el 25% de los agricultores en nuestro país), para que sus datos estén disponibles para la administración pública.

Sobre esta cuestión, Valentín Almansa, en el momento del evento director general de Sanidad y Producción Agraria del MAPA, afirmó en una mesa debate que “el sector agroalimentario ya viene apostando por la digitalización, basada en innovación desde hace años. Pero tenemos que avanzar y mejorar. Por eso, desde el MAPA se apoya intensamente al sector”.

En esa mesa, que contó también con integrantes de ESRI España, UAGR-COAG La Rioja y la Universidad de Córdoba, se indicó que “la digitalización pone en mejor posición al sector primario, pero es necesario que el sector se implique en la compartición del dato. Si no se da ese paso, se quedará con pocas posibilidades de competir en 2026 (plazo máximo establecido por la U.E. para los cuadernos digitales). Cuanto antes se digitalicen los datos de este sector en España, antes se cogerá ventaja competitiva”.

Por último, y como no podía ser de otra manera, al celebrarse el evento en la tierra del vino, se habló y mucho de bodegas y cómo la digitalización y las nuevas tecnologías pueden ayudar a avanzar al sector vitivinícola.

Entre otros asuntos, se habló de cómo iban a ser en un futuro, más o menos cercano, las bodegas, las cuales, según los expertos, usarán:

  • Nuevas tecnologías (tales como gemelos digitales, sensores, tecnologías rápidas de análisis para monitorizar diferentes parámetros, etc.), aunque sin perder la esencia, la tradición. Además, se formará y capacitará a los trabajadores en estas nuevas tecnologías y herramientas.
  • Procesos más sostenibles, reduciendo los costes energéticos.
  • Controles microbiológicos de contaminantes en línea.
  • Diferentes desarrollos y miniaturización de sensores, para monitorizar tiempos, temperaturas, condiciones de iluminación y fuertes vibraciones durante el transporte, que pueden afectar a la calidad del vino.
  • La interpretación y manejo de grandes cantidades de datos para tomar decisiones.

Financiado por:



#Follow us on Instagram