“It’s the age of data!”: digitación y digitalización harán a la industria alimentaria más inteligente y resiliente

“It’s the age of data!”: digitación y digitalización harán a la industria alimentaria más inteligente y resiliente

El futuro de las empresas agroalimentarias ‘habla’ el lenguaje de las tecnologías emergentes orientadas a la gestión de la información. Gracias a ellas, el sistema alimentario será más sostenible, eficiente, seguro y saludable. Te lo contamos tras asistir al webinar FOOD TURE de AZTI.

Mikel Arilla, técnico de Vanguardia y Tendencias en CNTA
marilla@cnta.es

 

El evento tuvo lugar este 11 de marzo de 2021 y, además de una presentación del reciente informe de tendencias del centro tecnológico vasco, dispuso una enriquecedora mesa redonda con la participación de Henrik Stamm Christensen (Blendhub /Chemometric Brain), Javier de la Llave (Aquaservice) y Gabriel Gómez (Marine Instruments). A todos ellos les agradecemos sus interesantes aportaciones.

El mensaje común de todas las intervenciones fue evidente. El sistema alimentario está entrando en una etapa de transformación en la que van a jugar un papel clave dos conceptos ligados, pero no equivalentes: digitación y digitalización.

 

Digitación: datos para afrontar y solucionar retos
En torno al concepto de digitación, algunas de las conclusiones que pudimos extraer desgranando todas las intervenciones son reveladoras:

  • El salto a modelos desde negocio tradicionales a otros focalizados en la gestión de datos está ya en marcha y es un tren que ‘solo’ tiene billete de ida.

 

  • La capacidad de monitorizar y predecir a través de la información generada por los operadores de la cadena alimentaria y los consumidores van a ser aspectos críticos para ganar en eficiencia, competitividad y ajuste a las demandas de mercado.

 

  • Hay dos retos importantes en el camino hacia la digitación: uno es la transparencia en torno a los datos, ámbito en el que queda aún mucho margen de maduración por los conflictos o dilemas que puedan surgir en materia de confidencialidad. Quizás los modelos futuros El otro reto es lo que podríamos llamar la cogobernanza de los datos. Es decir, que la gestión de datos vaya más allá de la propia transparencia y que tanto nuestros clientes como nuestros proveedores y socios en el proceso del producto tengan la sensación de “ir al volante” de los datos. No solo saber más, sino entender esa gestión de manera integral.

 

Digitalización: hacia procesos más automatizados y mejor ‘conexión’ con los consumidores
Si la digitación es ya una estrategia clave en la mejora de la competitividad, no lo es menos la digitalización. No se trata de un insight nuevo o rompedor, pero ese billete solo de ‘ida’ del que hablábamos en el caso de los nuevos modelos basados en datos también se puede aplicar en este ámbito. ¿Por qué?

  • Porque tecnologías como Robótica, Machine Learning o Inteligencia Artificial, entre otras, van a estar cada vez más presentes en la industria agroalimentaria, aplicándose en diferentes fases (desarrollo de producto, eficiencia operativa, control analítico de producto, distribución y comercialización…).

 

  • Porque su aplicación a cualquiera de las fases de la cadena alimentaria mencionadas en el anterior punto significa dar un paso hacia la automatización y eso es sinónimo de más eficiencia.

 

  • Porque, enfocando más el papel de la tecnología hacia el papel de los consumidores, estos van a estar cada vez más alineados con los nuevos entornos digitales, el e-commerce y el uso de dispositivos y apps que faciliten no solo la interactividad, sino también que sus interacciones y sus consumos sean más personalizadas e inmediatas.

 

Así pues, poner sobre la mesa la digitación y la digitalización es hablar el lenguaje del sistema alimentario del futuro (un futuro no demasiado lejano) y del concepto de industria alimentaria 4.0 como una meta a alcanzar por parte de las empresas del sector agroalimentario.

Los avances tecnológicos que conduzcan a este nuevo horizonte de mayor automatización, capacidad de predicción y monitorización van a ser grandes aliados para afrontar no solo la transformación digital de las empresas, sino otros grandes retos. Su aplicación permitirá:

  • Contribuir a una cadena alimentaria más sostenible, en la que puedan implantarse sistemas de economía circular con menor desperdicio alimentario y optimización de la vida útil de los alimentos. Todo un ‘guante’ en el contexto actual, donde las políticas alimentarias por parte de las administraciones y las demandas de un consumidor cada vez más consciente se enfocan a la sostenibilidad de forma irrenunciable.

 

  • Ofrecer productos orientados a una alimentación saludable y de precisión, siendo claves en el camino hacia conceptos como la nutrición personalizada.

 

  • Mejorar aún más el control de los parámetros de calidad y seguridad de los alimentos que consumimos.

 

En definitiva, aunque la ciencia y la tecnología no tengan todas las respuestas, sí que pueden proveernos de muchas de las que se necesitan para conseguir un sistema alimentario más sostenible, saludable y seguro.



#Follow us on Instagram