Jornada: reducción de azúcares, grasas y sal en la industria alimentaria

Jornada: reducción de azúcares, grasas y sal en la industria alimentaria

Asistimos a una jornada de reducción de azúcares, grasas y sal en la industria alimentaria organizada por INNOGRAIN, que tuvo lugar en la Escuela Técnica Superior de Ingenierías Agrarias de Palencia (Universidad de Valladolid). En las ponencias participaron diferentes empresas de alimentación, proveedores de ingredientes, personal de la universidad y de AESAN; para impartir el conocimiento desde los distintos puntos de vista y la diferente experiencia en la materia a tratar.

Desde AESAN nos ayudaron a ver y comprender que la dieta es un factor muy importante en nuestra salud, relacionado con las enfermedades no trasmisibles, y que por tanto la tenemos que cuidar. También explico las estrategias que se están siguiendo tanto en España como en Europa con el fin de ayudar a la población con la dieta, como por ejemplo la estrategia NAOS: una estrategia de prevención de salud que consiste fomentar la alimentación variada, pero con calidad nutricional, equilibrada y moderada, práctica de actividad física para disminuir la prevalencia de obesidad.

Otros ponentes nos contaron las funciones de los azúcares, las grasas y la sal, tanto en el organismo como en los alimentos. En los tres casos coincidían en que estos ingredientes, en su justa medida, son necesarios para el cuerpo humano; y que lo perjudicial para la salud viene dado por su sobre-ingesta.
Algo que llamó la atención fueron los resultados de las estrategias de reducción silenciosas, que se basan en reducir poco a poco el ingrediente en cuestión, sin anunciarlo e ir acostumbrando al consumidor, sin que éste note el cambio. Hay ya, resultados reales de que ha funcionado. Ésta es una estrategia muy interesante y que realmente se lleva a cabo por la salud de la población, ya que no se comunica al consumidor como algo mejor para él.

Se expusieron varias alternativas para la reducción de azúcares, sal y grasas como, diversas inulinas, oligrofructosas, celulosas, aromas, edulcorantes intensivos, etc. Quizá lo que más novedoso resultó, fue el uso de enzimas para reducir el contenido de grasas, azúcares y sal, dónde hay una nueva vía de estudio. En CNTA ayudamos a la industria alimentaria a reducir grasa, azúcar y sal, con el fin de ofrecer productos de mayor calidad nutricional, sin renunciar a su calidad organoléptica.

Autora: Amanda Belarra, Investigadora de I+D+i de CNTA



#Follow us on Instagram