Proteína microbiana y fermentación de precisión, dificultades y potencialidades para su desarrollo

Fermentation Enabled_Amsterdam_CNTA_De Novo Dairy

Proteína microbiana y fermentación de precisión, dificultades y potencialidades para su desarrollo

El 28 y 29 de junio de 2022 tuvo lugar en Ámsterdam el Fermentation-Enabled: Alternative Protein Innovation (Europe). Este congreso europeo giró en torno a dos temáticas muy en boga en el mundo del FoodTech actual: la fermentación de precisión y la producción de proteína microbiana como alternativa a la proteína animal. Durante las dos jornadas, pudimos conocer los principales problemas para que estas tecnologías tengan más implantación en nuestro continente, y también las múltiples posibilidades que ofrecen. En este post te hacemos un resumen de lo más importante que se contó en este evento.

Raquel Virto, supervisora de Proyectos del área de I+D+i de CNTA

rvirto@cnta.es

Legislación europea, escollos y recomendaciones para acelerar procesos

Un tema común que se habló durante todo el evento fue el asunto de los obstáculos que existen para la producción y comercialización de proteínas modificadas genéticamente por fermentación de precisión, concretamente debido a la actual legislación europea que no permite su comercialización en territorio europeo.

Respecto a la proteína microbiana, también existen escollos asociados a la legislación, que ralentizan la producción de esta clase de proteína. Algunos de los que se pudieron escuchar en el congreso fueron:

–             La dificultad para asegurar una ausencia total de ADN/ARN microbiano en las muestras proteicas.

–             La petición por parte de la Unión Europea de estudios de inocuidad de estas proteínas, de bioactividad e incluso de la caracterización nutricional de las proteínas obtenidas (y su comparación con las proteínas homólogas de origen animal).

Para tratar de adaptarse a la legislación europea, una de las ponencias que más destacó en el evento fue la de Hermes Sanctorum, cofundador de la startup Paleo Taste, que realizó algunas recomendaciones para facilitar la aprobación de un proceso o producto por la Unión Europea.

Algunas de las claves que resaltó fueron:

–             Estudiar qué factores hay que tener en cuenta a la hora de elegir los microorganismos iniciales para que se ajusten a las directrices de la U.E.

–             Evaluar y consultar, cuando sea necesario, a los organismos competentes las decisiones que se toman en cada etapa del proceso de producción de la proteína durante el desarrollo del producto.

–             Establecer unos criterios de formulación en el sustrato de fermentación (protocolo de control) para estandarizar el proceso y favorecer la toma de decisiones en el caso de “cambios en la regulación europea” que afecten a la proteína final.

Necesidad de colaboración y problemas para el escalado

Otro asunto que se resaltó durante el evento fue la necesidad de colaboración entre entidades de investigación, multinacionales (Unilever puso mucho énfasis en ello) y startups. Un “espíritu” compartido por todos los asistentes, y que se plasmó en la idea de “compartir” datos de procesos fermentativos (a través del Big Data), con el fin de acelerar los desarrollos industriales y la optimización de procesos, mediante la generación de modelos matemáticos de predicción.

Asimismo, en Ámsterdam pudimos comprobar que tanto la comunidad científica como las empresas están “en la línea de salida” en cuestión de producción de proteína alternativa microbiana, ya que otro punto crítico en el que los asistentes coincidieron fue la dificultad de escalar los procesos. Concretamente, los participantes remarcaron la problemática de encontrar empresas capaces de producir, extraer, purificar y estabilizar la proteína a nivel industrial, con costes asumibles en el sector de ingredientes o alimentos.

Financiación necesaria

Los nuevos desarrollos de la proteína microbiana y los procesos de fermentación de precisión necesitan vías de financiación para que sean asumibles. La directora de Blue Horizon, Friederike Grosse-Holz, indicó al respecto que “las infraestructuras de fermentación requieren nuevos modelos de financiación, puesto que son procesos que necesitan herramientas de ingeniería muy específicas y el desarrollo de los modelos anteriormente mencionados son muy costosos”.

Igualmente, Grosse-Holz argumentó que “estos desarrollos no son solo de uno o dos años, ya que se requiere más tiempo para llevar a mercado este tipo de ingredientes” y si Europa quiere estar preparada para responder a una demanda cada vez mayor de proteínas “las inversiones se deben realizar ya”. Además, propuso como alternativa “la colaboración entre compañías compartiendo instalaciones” como una vía a tener en cuenta.

Fermentación de precisión para producir alimentos saludables

Joni Symon, cofundadora de la startup De Novo Dairy, la primera empresa de fermentación de precisión en África, y con la que CNTA colabora en el marco del programa Mylkcubator, presentó en el evento su ponencia: ‘Fermentación de Precisión: Una nueva mirada sobre nutrición funcional y salud en la población’.

En esta presentación, Symon abordó el tema de la potencialidad de los alimentos para promover la salud y el bienestar en general. Así, una vez entendida esa funcionalidad de los, la cofundadora de De Novo Dairy concretó aún más su exposición y se centró en la importancia de la proteína para poder lograr esos alimentos funcionales, mediante dos aspectos:

1.           El efecto fisiológico de la estructura tridimensional nativa de la proteína para permitir la fabricación de alimentos que muestren una amplia variedad de funcionalidades que promuevan la salud.

2.           Buscar la mejora de las funciones saludables de las proteínas y la prevención de enfermedades e infecciones.

Para finalizar su ponencia, Symon explicó que actualmente su compañía está centrada en la producción de proteínas lácteas de origen no animal (mediante el proceso de fermentación de precisión) Lactoglobulina y Lactoferrina.

Por último, en este congreso conocimos ejemplos de empresas como Enough, que produce proteína de mohos (micoproteínas) en Países Bajos de forma continua con cero residuos, la cual ha logrado financiación a través de los Fondos Europeos y aspira a producir 50.000 toneladas de micoproteína para 2027. También, la startup holandesa Those Vegan Cowboys nos mostró cómo utiliza la fermentación de precisión para producir caseína láctea.

Financiado por:



#Follow us on Instagram