Proteínas alternativas, posible solución ante la creciente demanda de alimentos y la sostenibilidad del planeta

Proteínas alternativas, posible solución ante la creciente demanda de alimentos y la sostenibilidad del planeta

La primera jornada AIQS sobre ‘Fuentes de proteínas: presente y futuro’, celebrada recientemente, abordó la problemática del aumento en la demanda de proteínas ante el futuro crecimiento de la población, y la elaboración de alimentos de una manera más sostenible y saludable. Nuestra experta de CNTA participó como ponente en este evento hablando sobre los productos fully mimic.

Fernando Caballo, técnico de Vanguardia y Tendencias de CNTA

fcaballo@cnta.es

Para 2030 la ONU augura que la Tierra albergará más de 8.600 millones de personas, y para 2050 la organización prevé que más de 9.700 habitantes poblarán nuestro planeta. Ante estos datos, nos enfrentamos a diferentes dilemas: ¿será posible alimentar a tantas personas?, ¿habrá desabastecimiento de alimentos?, ¿se podrán elaborar alimentos de forma saludable y sostenible?

Estas y otras disyuntivas se trataron de responder en la primera jornada AIQS ‘Fuentes de proteínas: presente y futuro’, en el que pudimos ver diferentes alternativas para luchar contra la creciente demanda de proteínas, la mayor escasez de alimentos disponibles y la preocupación por la sostenibilidad.

La economía dictará

María José Rosselló, especialista en Dietética y Nutrición, explicó en el encuentro que “el futuro de la alimentación es incierto”. En su exposición Roselló hizo un breve repaso de cómo ha evolucionado la alimentación en los humanos y aclaró que las conductas alimentarias “se modifican por filosofías de vida”.

Respecto a la industria alimentaria, argumentó que esta deberá “valorar los gastos de energía y de agua de sus productos en conceptos como la elaboración, la higienización, la seguridad alimentaria, la conservación y el transporte y tratar de ser más eficiente en estos aspectos”.

Por último, afirmó que tiene la esperanza de que esta industria tenga “sentido común y se ponga al servicio de la nutrición humana y del planeta”, y ante las nuevas propuestas de alimentación alternativa explicó que “la economía pondrá todo en su sitio. Algunas triunfarán y otras no”.

Insectos y biotecnología como alternativas

En el evento pudimos conocer varias opciones de proteínas alternativas. Una de ellas estaba centrada en el mundo de los insectos. Pedro J. Echeverría, director técnico de Trasa, aprovechó su ponencia para hablar de su nuevo proyecto Isonatur, empresa navarra de reciente creación que utiliza a los insectos como herramienta para impulsar la economía circular del sector agroalimentario.

En su locución, Echeverría expresó la necesidad de “generar nuevas fuentes de alimentos para la demanda futura de la población” y acuñó el término “insecticultura” como medio de obtención de proteínas “eficiente y sostenible”, a través de los insectos.

El responsable de Isonatur relató las ventajas de la utilización de este tipo de animales para la alimentación humana. Así, destacó que “los insectos permiten un total aprovechamiento de sus proteínas y los humanos nos podemos beneficiar de ello”, comentó.

También, señaló que este sector económico está en “una fase incipiente”, y abogó por la “industrialización, automatización de los procesos, con sistemas de seguridad alimentaria basados en APPCC, y la apuesta por granjas verticales”, ya que, a su juicio, si este segmento tiene la evolución esperada “se va a tener que industrializar la cría y engorde de insectos”.

Eso sí, reconoció que la legislación en este ámbito “está aún por desarrollarse y este tema hace que quizás el sector se esté frenando. En Europa somos muy garantistas en asuntos regulatorios y algunas grandes inversiones penden de un hilo por este motivo”.

Por su parte, Bosco Emparanza, CEO de Moa FoodTech, puso el foco en que la sociedad y el planeta necesitan soluciones sostenibles, ya que “la industria alimentaria es la más contaminante del planeta”, declaró.

Emparanza explicó en su ponencia que las motivaciones para la creación de Moa fueron: “parar la deforestación, reducir la contaminación y poner a disposición de la sociedad ingredientes y alimentos más saludables”.

El CEO definió a su empresa como una plataforma que produce “proteínas de alto valor nutricional a través de subproductos mediante procesos de fermentación y optimizados por Inteligencia Artificial”. Por ello, no dudó en afirmar que “la biotecnología y la fermentación van a ser pilares de la industria de alimentación”.

Emparanza indicó que trabajan en la actualidad con más de 20 subproductos diferentes de la industria alimentaria (melazas de azúcar, cereales, pieles de patata, etc.) y que utilizan “microorganismos naturales, sin modificar genéticamente”.  Además, señaló que sus desarrollos ahorran en el uso de agua y dejan muy poca huella de carbono.

Asimismo, el fundador de la startup detalló algunos acuerdos a los que han llegado con diferentes empresas. Uno de ellos es el de Nestlé Purina, que ha elegido a Moa para introducir proteínas alternativas en la comida de las mascotas de la marca; y otro es el de Barilla, con la que la startup está utilizando los residuos de la multinacional como sustrato de fermentación para crear ingredientes o proteínas en sus productos de bakery y snacks.

Fully mimic, alternativas a los alimentos de origen animal

Leyre Urtasun, supervisora de Proyectos I+D+i de CNTA, habló en su exposición de variadas tecnologías que se están usando para lograr la réplica del sabor, textura y apariencia con sus “originales”, el llamado fully mimic. Nuestra experta presentó diferentes técnicas como cell based, fermentación de precisión, micoproteínas, agricultura molecular vegetal, tecnología de extrusión, impresión 3D o el uso de ingredientes de diferentes orígenes (cereales, legumbres, semillas, insectos, algas o aire).

Igualmente, Urtasun expuso diferentes desafíos a los que se enfrenta el sector de proteína alternativa como son lograr el escalado industrial, mejorar el perfil nutricional y la calidad sensorial, tratar de producir alimentos menos procesados o luchar contra la regulación restrictiva en este campo, ya que la tecnología va por delante de la regulación.

Ante una pregunta del público, la experta de CNTA finalizó su intervención indicando que un aspecto importante es este campo es el tema de la digestibilidad de las proteínas. “En Estados Unidos se está intentando que en las etiquetas se vea cómo de digestible es una proteína. Este tema interesa y veremos cómo evoluciona”, explicó.

Financiado por:



#Follow us on Instagram